noticias

50 años del día que Dylan conoció a los Beatles. Mucho más que un encuentro

dylan beatles

Era el 28 de agosto de 1964. Los Beatles acababan de terminar su concierto en el  Forest Hills Tennis Stadium y se relajaban en su suite en el Hotel Delmonico en Nueva York. Ese mismo día eran portada en Life Magazine.

Beatles Life CoverBob Dylan era un auténtico héroe para los cuatro Beatles. Cuando se publicó  The Freewheelin’ Bob Dylan,  en 1963, durante una gira por Francia, el grupo no paró de tocar el disco en su tiempo libre. Unos días antes, Lennon había grabado I´m I loser, que él mismo apodaba como una canción de su «periodo Dylan». Dylan y su amigo, el periodista Al Aronowitz, se abrieron paso entre la policía y las hordas de fans en el vestíbulo, y, finalmente, llegaron al ascensor hasta el piso de los Beatles. Incluso allí, se encontraron con más policías, periodistas, además de toparse con el Kingston Trio y el grupo de folk Peter, Paul y Mary. Finalmente se abrieron paso a la habitación de los Beatles. Los chicos acababan de terminar su comida del servicio de habitaciones.

Mientras Dylan permanecía en la puerta, los muchachos se dieron cuenta que era más bajito de lo que pensaban. Brian Epstein, manager de los Beatles, le preguntó si quería beber algo.

«Vino barato!» Dylan respondió.

«Me temo que sólo tenemos champagne». Epstein dio torpes instrucciones por todas partes, y todo el mundo esperó mientras Brian envió uno de los ayudantes de los Beatles a buscar el vino solicitado de Dylan. Durante la espera, los chicos preguntaron a Dylan si le gustaría tomar unas anfeteminas con ellos. Aunque obtenidas ilegalmente, no eran, en sí mismas, ilegales. Pero Dylan sugirió marihuana en su lugar. Brian tímidamente admitió que nunca habían fumado marihuana antes.

«Pero, entonces, qué pasa con esa canción vuestra…» preguntó un Dylan sorprendido. «…en la que cantáis I get high?’«

John Lennon informó a Dylan que en la canción I wanna hold your hand lo que se canta es «I can´t hide», no «I get high»

Sorprendido, aunque sin inmutarse, Dylan ofreció entonces a los Beatles marihuana que él y Aronowitz había traído con ellos. Un poco tímidos, pero todavía interesados​​, los Beatles estuvieron de acuerdo, y los presentes cerraron la puerta y metieron toallas de baño en todas las grietas y hendiduras disponibles.

La primera calada iba para John. Un poco nervioso, se la dio a Ringo, llamándolo «mi Catador Real». 

Los Beatles se arrancaron al poco tiempo en ataques de risa. Brian Eipstein reía histéricamente. «Estoy tan alto que estoy en el techo!». John Lennon recuerda la extravagante cita:

“Bueno muchachos, traigo muy buena yerba”. ¿Cómo podía caerte mal un tipo así? Creía que tomábamos drogas. Fumamos y nos reímos toda la noche. Bob se la pasó contestando el teléfono con la frase “aquí la Beatlemanía al habla”. Era ridículo. No recuerdo muy bien de qué hablamos, Sólo estábamos ahí fumando marihuana, bebiendo vino y pasando un buen rato, algo surrealista. Recuerdo un momento en que Dylan trajo demos de sus canciones y nos puso algo y me decía: “Hey John, escucha la letra!” y yo le decía: “¿La letra? ¿A quién le importa la letra? Estamos fuera de nosotros mismos y tenemos que poner atención a letras? ¡Escucha el ritmo! ¡Eso es todo!”.

Los Beatles no cayeron inmediatamente bajo el hechizo de la marihuana, pero después de unos meses, según John, a la hora del desayuno, se le ocurrió: «Vamos a echarnos unas risas», fraso que pronto se convirtió en un código para «Vamos a fumar un poco de marihuana «. Acurrucados juntos en el baño del  hotel y compartiendo un porro, pronto se convirtió en pura rutina, todo un ritual. Según George, estos momentos fueron «los únicos momentos en que pudimos encontrar algo de paz.»

De hecho, su siguiente película, Help! fue filmada, no del todo, pero la mayoría de las veces, con los Beatles puestos de marihuana. Aunque su álbum Beatles for Sale ya estaba prácticamente terminado, el siguiente Rubber Soul, publicado en 1965, estuvo sin duda influenciado por la marihuana. George Harrison fue arrestado por posesión de marihuana en 1969 (aunque, según él, se creó y la marihuana fue «plantada» en su casa por la policía). Paul McCartney fue arrestado varias veces en los años 70 y 80 por posesión de marihuana y en Japón incluso estuvo encarcelado durante más de una semana. Con la «revelación» de Dylan, John Lennon y Paul McCartney iniciaron un nuevo período musical, donde sus canciones ya no eran sólo historias de amores y desamores adolescentes. El periodista Al Aronowitz recuerda:

«Odio pensar que poner juntos a Bob y a los Beatles es la única cosa  por la que seré recordado, pero creo que, sin duda,  era lo correcto. ¿No ha beneficiado a todo el mundo? Mira toda la música hermosa que tenemos como resultado! La magia de los Beatles estaba en su sonido. La magia de Bob estaba en sus palabras. Después de conocerse, las palabras de los Beatles se hicieron más valientes y, por otro lado, Bob inventó el folk / rock. (…).  Casi sin ayuda de nadie, los Beatles infectaron el pop con la psicodelia. Así de grandes eran.  Los Beatles se habían convertido en modelos a seguir para los jóvenes de todo el mundo occidental».

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar