noticias

30 años sin Freddie Mercury


Hace hoy 30 años nos dejaba Freddie Mercury. Su figura revivió hace unos años en la apariencia de Rami Malek gracias a una película biográfica galardonada con numerosos premios, entre ellos: cuatro Óscars, uno de ellos para su protagonista, dos Globos de Oro y dos BAFTA.

En una de las primeras escenas de Bohemian Rhapsody, vemos a Freddie Mercury celebrando su cumpleaños. Rami Malek, quien interpreta al líder de Queen, se sienta a la mesa del comedor de sus padres mientras su entonces seria novia escucha el nombre de nacimiento de Freddie por primera vez. Y a sus compañeros de banda se les informa que su cantante principal, de hecho, no nació ni se crió allí mismo en Londres. Mercury casi ahoga las breves  correcciones de sus padres, que de repente comienza a dar una serenata al piano y les informa a todos de su nuevo apellido. Su anuncio parece desconcertar e insultar a su padre, quien le pregunta: «¿Así que ahora el apellido no es lo suficientemente bueno para ti?».

Lo cierto es que cuando el guitarrista Brian May y el bajista Tim Staffed,  ambos compañeros de estudios, formó en 1968 un grupo llamado Smile con el baterista Roger Taylor, un amigo cantante de Staffell, un tal Farrokh Bulsara, fan de Smile, quiso unirse al grupo. Bulsara apodó al mismo Queen y los otros miembros le devolvieron el favor creativo sugiriendo que abandonara su exótico nombre de pila. Sus profesores y compañeros de internado le pusieron el sobrenombre de Freddie, que luego sus padres también adoptaron. El mítico Mercury que el mundo conoció comenzó a tomar forma en 1970. Brian May comentó que está ligado a la letra de My Fairy King, que menciona una «Madre Mercury» en los momentos finales.  Después de una ronda de audiciones, ya con Staffed fuera del grupo, a principios de 1971, el trío encontró al bajista John Deacon.

Si al principio ejercía como teloneros- sobre todo de Mott the Hoople, de quien Mercury confesó que habían aprendido casi todo lo relativo a un escenario- el cuarteto cada vez tenía más hechura de estrellas, una conjetura que confirmó su segundo álbum, Queen II, lanzado en marzo de 1974, top 5 en Gran Bretaña, impulsado por el tardío lanzamiento del sencillo Seven Seas of Rhye, que había aparecido en su debut. Sheer Heart Attack fue el álbum que le llevó a las listas en EEUU, definió su sonido y es considerado un álbum de glam rock esencial. No tuvieron sin embargo, al menos al principio, demasiados amigos entre la prensa, sobre todo en NME, en el contexto del apogeo del movimiento punk en el Reino Unido y con el consiguiente rechazo hacia muchas bandas  en aquel momento («no Elvis, Beatles o los Rolling Stones en 1977 …» – letra de 1977 de The Clash).

Bohemian Rhapsody fue la canción que provocó la conversión de muchos críticos y se convertiría a la vez en uno de los éxitos más queridos de la historia del pop. La canción no solo llegó al número uno en el Reino Unido (#4 España, 1976), sino que más tarde se convirtió en el único sencillo en la historia de la música británica en alcanzar ese puesto dos veces. Siguieron decenas de grandes y memorables éxitos, cada uno con un estilo diferente. Somebody to Love infundió rock con el fervor soul de un éxito de Aretha Franklin, los himnos de estadios, ambos en un mismo single, We Are The Champions y We Will Rock You, el guiño al rockabilly de los años cincuenta, Crazy Little Thing Called Love (#19 España, 1976) y al disco con Another One Bites the Dust (#1 España, 1980), uno de los ritmos más sampleados en la era del rap. En 1981, la colaboración de Queen con David Bowie, Under Pressure (#11 España, 1981) se convirtió en uno de los éxitos art-pop más innovadores de todos los tiempos. Lejos de permanecer anclados en el pasado, los años 80 fueron un período incluso de mayor éxito, con singles inolvidables como Body language (#7 España, 1982), Radio ga ga (#6, 1984), I want to break free (#5, 1984),  A kind of magic (#8, 1986), Friends will be friends (#18, 1986), I want it all (#12, 1989) que consolidarían con un nuevo clásico,  Innuendo, su regreso a las raíces y el primer número uno de la banda en Reino Unido desde Under Pressure, que además alcanzó los diez primeros en otros diez países (#6 España, 1991). Freddie también tuvo éxitos propios como I Was Born to Love You (#8 España, 1985), Barcelona con Montserrat Caballé (#4, 1987) y su primer y único nº1 – póstumo -con la reedición de Living on My Own (#1 España, 1993).

Durante sus más de veinte años juntos, Queen se convirtió en la banda más vendedora de Inglaterra desde los Beatles. La muerte de Freddie Mercury a causa del SIDA en 1991 le dio a la enfermedad una de sus caras más reconocibles y llevó a casa su consecuencias para un grupo completamente nuevo de personas. Una estatua de Freddie Mercury se encuentra en Montreux, Suiza. Se inauguró el 25 de noviembre de 1996, con más de tres metros de altura y vistas al lago de Ginebra. Una foto de la misma fue objeto de la portada del que sería el último álbum de la banda, Made in Heaven.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba