noticias

20 años de Grace, el debut de Jeff Buckley

Jeff-Buckley

Jeff Buckley es la excepción, con mayúsculas, a la regla general que dice «De padre santo, hijo diablo». Por la experiencia sabemos que pocos son casos que encontremos en que las carreras musicales de los vástagos del rock puedan igualarse, y mucho menos superar, a las de sus progenitores. En el caso de Buckley no sólo hizo gala de ser hijo de su padre, un enorme músico como Tim Buckley, sino que se labró una corta carrera que hizo de él una leyenda.

Precisamente su primera actuación pública fue, en abril de 1991, en un tributo a su padre, a quien apenas había visto dos veces a lo largo de su vida, en la iglesia de St. Ann de Nueva York . Le convencieron para participar en el homenaje, pese a que él no se sentía muy cómodo cantando, ya que prefería tocar la guitarra. Pero sentía que era una forma de reconciliarse con su padre. Cuando comenzó, todo el auditorio- gran parte del cuál había trabajado con Tim Buckley- enmudeció.  Según las propias palabras de Jackson Browne, que asistió al acto:

«Jeff, que se había presentado como Jeff Scott Buckley,comenzó a tocar la guitarra, con Gary Lucas junto a él. Era I never asked to be your mountain, la canción que Tim había compuesto para su ex-esposa Mary y su hijo Jeff. El público, de repente, comenzó a dejar de mirar sus relojes. Después de una hora de música esotérica, por fin encontraba una canción de Tim reconocible, que emanaba de una cara reconocible y cantada con una voz familiar, si acaso más profunda».

Jeff fue aplaudido con emoción y aún interpretó unas cuantas canciones más. Cuando finalmente salió del escenario, se echó a llorar. Ese día recibió todo tipo de agradecimientos y felicitaciones, además de un buen número de tarjetas de varias discográficas. En 1993 finalmente consiguió para Columbia su primer EP, con cuatro temas grabados en el café Sin-é de Nueva York.

El mismo día que Grace apareció en el mercado americano, el 23 de agosto de 1994, Jeff se embarcaba en Dublin en una gira europea. Grace tuvo, en general, una modesta acogida. Buckley y su banda, sin embargo, salieron de gira para promocionar su álbum durante tres años, en los que regresó a Europa, donde siempre tenía una acogedora bienvenida. En nuestro país, por ejemplo, la canción que daba título al disco no dejaba de sonar en las emisoras especializadas: era un clásico instantáneo.

Desde su lanzamiento, y con los años, incluso antes de la desgraciada muerte de Jeff Buckley, en mayo de 1997, Grace iba granjeándose cada vez más seguidores. Hasta Bowie llegó a decir que era el disco que se llevaría a una isla desierta. El álbum fue seleccionado por Rolling Stone en el puesto 303 de los 500 mejores discos de todos los tiempos, ya en 2003. Un año más tarde, Hallelujah también se metió en el puesto 259 entre las 500 canciones de todos los tiempos. Además fue la canción más votada en nuestra encuesta del pasado año sobre  la mejor versión de todos los tiempos . Curiosamente, esta versión de Jeff Buckley, que no había tenido ningún éxito en vida, llegó al #2 puesto de las listas inglesas en 2008, catorce años después de su publicación.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también

Cerrar
Cerrar